Search

Parque Cristina Enea

El norte de España se caracteriza por tener unos paisajes que hacen más atractiva su visita. El clima y la sensibilidad del terreno al mismo provocan en el visitante una sensación de impresión, difícilmente equiparable a otras. En este sentido, San Sebastián cuenta con varios espacios naturales de estos rasgos.

Uno de los más conocidos, y que todo visitante a la ciudad debería conocer, es el Parque Cristina Enea, que cuenta con una abultada historia. Este espacio comenzó a ser una realidad en la segunda mitad del siglo XIX, coincidiendo con uno de los momentos más importantes en la ciudad: la demolición de sus murallas.

Cuando este hecho tuvo lugar, la ciudad se extendió a una velocidad impresionante por los terrenos que antes ocupaban las fortificaciones y para muestra al lector podemos cifrar el crecimiento del número de sus habitantes, pues San Sebastián pasó de contar con 15.000 habitantes en 1860 a 79.000 en 1930.

El parque que hoy puede visitarse ya se había asentado en el siglo XVIII, concretamente en la parte de la colina más alejada de la ciudad. Fue fruto del esfuerzo de la familia Olazabal, propietaria de la finca Mundaiz, que contaba con un palacio y jardines, así como una serie de caseríos y huertas.

Sobre los trabajos que en Cristina Enea se realizaron durante la segunda mitad del siglo XIX quedan como testigos las cuentas de la finca, celosamente guardadas en el archivo del Duque, que hoy en día se encuentra custodiado en el tolosano Archivo General de Guipuzcoa. En ellas se detallan a los largos de centenares de hojas, día por día, las personas que trabajaron en la misma, los salarios que recibieron y los trabajos que realizaron.

Entre las particularidades del parque destaca su extensión, de más de 94.000 metros cuadrados de los cuales más de 16.000 son viales, así como los 1.300 de edificios y 780 dedicados al estanque. Uno de los elementos más destacados del parque, sin embargo, es el palacio, que data de 1890.

Este edificio consta de planta baja y dos pisos. Por la entrada principal del mismo se accede a la recepción de la que parte una gran escalera de madera que sirve de acceso a los pisos superiores. En el segundo piso se ubica el antiguo despacho del Duque de Mandas y dos salas de exposiciones. Por último, el edificio dispone de una galería con exposiciones itinerantes que une el edificio principal con una sala de formación ubicada en la antigua capilla, y un lugar para el descanso de los visitantes.

Debido a toda esta historia hoy en día Cristina Enea es algo más que un parque público. Se trata de un lugar clave, que se ha convertido en el eje de importantes equipamientos. Para visitarlo, es conveniente saber que cuenta con una gran centralidad, pues facilita la comunicación de Riberas de Loiola y Amara, con Egia, Gros y el Centro, gracias a los accesos peatonales para abrir Cristina Enea a la ciudad por Tabacalera, Mundaiz, Riberas de Loyola y el paseo de Urumea.

Horario

Verano 8:00 - 21:00 horas
Invierno 8:00 - 19:00 horas

Transporte

Autobuses 5 y 25

Mapa

Localizacion

Boulevard de la Alameda




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *